El Margen de Seguridad lo es Todo

El Margen de Seguridad, y el porqué es importante recordarlo

margen-seguridad

Como muchas cosas en la vida, en especial las que van ligadas a predicciones, están sujetas a un margen de error, poniendo un ejemplo de ingeniería:

Imagínate que se hace un chequeo de la firmeza de un terreno antes de la construcción de un puente, y que el estudio arroja que el terreno puede aguantar 10 toneladas por metro cuadrado(t/m2), pero como el testeo se ha realizado cerca de la superficie y no más profundo, y no sabes lo que realmente se puede encontrar escondido, el valor real tal vez pueda encontrarse entre 5t/m2 y 15t/m2 (basado en lo que otros estudios han descubierto a lo largo del mundo en otros terrenos similares). Así que por seguridad para diseñar tu puente, tomamos el valor conservativo de 5t/m2 como máxima que puede soportar el terreno.

Después consideraras el hormigón que vas a utilizar, como norma general el hormigón aguanta 5000 libras de presión por pulgada cuadrada (PSI), pero como puede haber un error en las proporciones de elaboración al salir de la cementera, pues puede tener un margen real de entre 4000 y 6000 PSI. Así que por seguridad, diseñas tu puente incluso más fuerte, para sobrevivir un hormigón de 4000 PSI y un suelo de 5t/m2.

Si continuas con ésta cadena de cálculo, acabas con una cada vez más larga concatenación de rangos de error y puedes adaptar tu diseño para adaptarse al cálculo. Si al final acabas tomando el número más pesimista para todas las decisiones acabas diseñando un puente que es increíblemente (y desproporcionadamente) resistente.

Por otro lado si diseñas tu puente para que aguante exactamente lo calculado por diseño sin ningún margen, se derrumbará tan pronto como haya algo ligeramente inesperado.

En algún punto entre el puente super-seguro (y sobredimensionado) y el puente mínimo (el de diseño sin tomar ningún margen), existe un “punto dulce” en el que se puede construir un puente que estadísticamente es muy seguro, pero no tan caro como el diseño que tiene en cuenta absolutamente todos los márgenes de seguridad.

El Margen de Seguridad no es algo exclusivo de problemas de ingeniería, también es algo que se aplica para casi todo en la vida diaria. Por ejemplo conozco mucha gente que siempre llega tarde a los sitios, gente que se planifica de la siguiente forma. “Ok, he quedado con X en el centro de la ciudad a las 12, el tren tarda 30 minutos de punto a punto, de mi casa a la estación 5 minutos y yo en prepararme 5 minutos más, así que saliendo de casa a las 11:20” será suficiente…. Error.

Todo ese cálculo puede parecer correcto y preciso en condiciones ideales, pero sin un margen de seguridad no damos tiempo suficiente a los imprevistos que pueden surgir (que se te escape un tren y tengas que esperar al próximo, una llamada inoportuna que te retrasa para vestirte, encontrarse en el camino a la estación a un conocido y saludarle y hablar un rato, etc). En mi caso personal, soy de los que se quedan en el lado de la seguridad, tomaría márgenes para todo: 40 minutos de tren (trayecto + posible retraso + posible pérdida del anterior) + 10 minutos de paseo de casa a la estación + 10 minutos en preparame. Así de esta manera anticiparía todos los posibles imprevistos que fueran apareciendo.

 Así que una vez claro el concepto y volviendo a la planificación financiera, que es lo que nos interesa.

Cuando un joven recién graduado obtiene un nuevo trabajo y se alquila un apartamento (sólo, con pareja o con amigos), está implícitamente eligiendo un margen de seguridad. Si le pagan 2000€ al mes y paga por comida y alquiler 700€, pues parece que el margen que le queda es bastante razonable. Si luego decide comprarse un coche y pagarlo a plazos con un préstamo de 300€ al mes, pues el margen se empieza a reducir. Cuantos más servicios y préstamos añada, ése margen de seguridad más se aproximará a cero o incluso podría pasar a ser negativo. Incluso con un margen positivo pequeño, el más ligero cambio en el estilo de vida o imprevisto inoportuno (operación medica importante no cubierta por el seguro, pérdida de empleo, pérdida o empleo de tu pareja, etc) puede volcar la balanza hacia el lado negativo rápidamente y hacerte pasar apuros y quebraderos de cabeza.

Por todo esto, y a modo personal, viendo los ejemplos que vivimos a diario, y relacionado con lo que hablamos en éste otro post sobre el porcentaje del ahorro sugeriría que se debería intentar apuntar hacía como mínimo el 50% de margen de seguridad.

Dicho de otra forma, buscar la manera de vivir sin gastar más del 50% de lo que ganas, y mantener tu tiempo libre a actividades de aprendizaje y experimentar nuevas experiencias, si esto significa vivir con los padres, familia o con compañeros de piso al menos inicialmente, pues que así sea.

Normalmente, ese 50% que ahorras hará que crezca tu capital rápidamente y empiece a generar ingresos por sí mismo en cuanto lo empieces a invertir, además la paga de lo recién graduados tiende a subir rápidamente con el tiempo a lo largo de los primeros años también, luego un estilo de vida más cómodo podría ser adoptado posteriormente en pocos años y seguirías manteniendo ese 50% de margen de seguridad buscado.

 El mensaje claro es que el margen de seguridad estará ahí siempre cubriéndote las espaldas en caso de desastres financieros que pudieran venir.

safetynet

Así que echemos un vistazo a lo que considero que sería un más que aceptable margen de seguridad que todos podríamos aplicar. Estos niveles deberían dar bastante flexibilidad que podríamos ajustar para poder lidiar con cualquier posible imprevisto (universidad de los hijos, gastos médicos inesperados, pérdida de empleo, etc).

 Los calificaríamos en varios niveles o barreras de seguridad:

  •  1er nivel de seguridad: Fuente de ingresos principal. Rendimientos del trabajo principalmente. También puede ser ganancia por alquiler de propiedades si se da el caso de que las tienes.
  • 2o nivel de seguridad: Fuente de ingresos secundarias. Ganancias por intereses de cuentas (dividendos de acciones, fondos indexados, bonos, cuentas de ahorro, depósitos, etc), ingresos pasivos.
  • 3er nivel de seguridad: Trabajos a tiempo parcial opcional. Si fuera necesario y con #1 y #2 no fuera suficiente para pagar las cuentas o mantener un amplio margen de seguridad. Pueden ser clases particulares, baby-sitting, pequeños trabajos complementarios…
  • 4o nivel de seguridad: Fondos de pensiones. Maximizar la aportación a planes de pensiones que te ofrece tu empresa (si aporta un extra a lo que tu aporta) y/o los planes de pensiones privados que tengas contratados.
  •  5o nivel de seguridad: Seguridad social y pensión de jubilación. Aunque a día de hoy aún no sabemos lo que deparará el futuro y si las pensiones del gobierno dentro de 30-40 años seguirán existiendo y siendo sostenibles, cualquier ayuda es buena para cuando llegue la fecha de jubilación. Haremos un post futuro analizando cómo puede afectar haber cotizado unos años y cómo se podrá recuperar lo ya cotizado al fondo de pensiones, y qué se puede hacer para seguir contribuyendo si nos hemos retirado antes del tiempo “comúnmente” establecido.
  •  6o nivel de seguridad: Flexibilidad del estilo de vida. Siempre puedes adaptarte y gastar menos, cambiar a un alquiler más barato, hacer menos viajes, coger más el transporte público y olvidarte del coche, no comprar comida orgánica, etc.

Con todos estos niveles he querido reflejar la gran cantidad de opciones y márgenes que se tienen para poder retirarse tranquilamente y con cierta confianza llegado el momento. Construyendo un amplio margen de seguridad en todo lo que uno hace, se abre un nuevo mundo de opciones para uno mismo y la consecuente reducción de stress y aumento de felicidad tiende a realimentarse en más energía y ganas de probar nuevas cosas y abrir un abanico aún más grande de opciones. En la vida real es muy, muy, improbable que todas y cada una de las cosas salgan mal en un sistema bien diseñado y bien protegido con tantas barreras de seguridad.

 Conclusión:

¿Cuál es la lección? Ahorra lo máximo posible de tu fuente de ingresos principal, abraza un estilo de vida más frugal y adaptado a tus necesidades, aumenta tu adaptabilidad para ganar dinero de más de una fuente de ingresos que la de tu trabajo, entonces estarás preparado para retirarte mucho más temprano, puesto que la suma de los distintos márgenes de seguridad será suficiente para hacerte sentir cómodo como para dar el salto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *